Mis piernas estaban llenas de VARICES y un doctor me dijo que usara EL TOMATE de esta manera para borrarlas.

Cuando comienzan a aparecer las primeras arañitas en las piernas debemos interpretarlos como una señal de advertencia de que algo más serio puede surgir.

Las várices pueden complicar tu vida diaria y acarrear problemas mucho más complejos y más difíciles de tratar. Es por eso que hoy te traemos una receta rusa utilizada desde hace muchos años que utiliza como ingrediente base tomates verdes y tomates rojos maduros.

 

Seguramente te gusten los tomates y también es probable que sepas que contienen importantes nutrientes que alimentan e hidratan nuestro cuerpo, pero lo que seguramente no sabías es que este vegetal tan común en todo el mundo es capaz de ayudarte a aliviar el problema de las várices.

Se trata de dos remedios caseros en donde podrás utilizar tanto unos tomates como otros. En el caso de los tomates verdes procede de la siguiente manera:

 

Toma un par de tomates verdes y córtalos en rodajas. Aplica estas rodajas de tomate sobre las várices y envuélvelos con una venda para mantenerlos fijos en el lugar. Al cabo de un rato comenzarás a sentir un hormigueo en la piel que es el momento en que el tomate está actuando sobre las venas. Deja actuar unos 10 minutos pero si sientes ardor retira inmediatamente.

Finalmente, lava con agua fría. Repite este tratamiento cinco veces al día de ser posible de manera consecutiva dejando pasar sólo unos pocos minutos entre un tratamiento y otro.

Si prefieres realizar el tratamiento con tomates rojos maduros el procedimiento es prácticamente similar al anterior pero debes dejar actuar los tomates entre 3 y 4 horas, también sostenidos con un vendaje. Es importante reemplazar el tomate dentro de esas horas algunas veces, y preferentemente te recomendamos que lo realices durante la noche.

Los tomates tienen propiedades que ayudan a aliviar el dolor y la presión de las venas varicosas y particularmente en sus semillas encontramos una sustancia que contiene un ácido similar al de la aspirina. Este ácido es un anticoagulante natural que ayuda a que fluya la sangre de manera normal y evita que se estanque que es el principal motivo por el cual se forman las venas varicosas. Asimismo, los bioflavonoides del tomate refuerzan las paredes de los vasos sanguíneos.

Prueba este remedio popular ruso que ya cuenta con muchos años aliviando el padecimiento de las personas que sufren de várices.

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *